Lo podría llamar Iron Day , pero en realidad lo llamamos Endurance Day,o como algunos de mis chicos en plan de pitorreo dicen, el Dura Ace Gay, en tono claramente jocoso.
El Endurance Day consiste en comenzar a pedalear sobre las nueve y media de la mañana y no parar hasta más allá del mediodía. Comenzamos un grupo abigarrado y heterogéneo, en el que hay jóvenes no muy duchos en estas batallas, (cadetes y juniors), que comienzan a hacer sus pinitos. A algunos, (los noveles), hasta les subo al coche en los tramos
más duros, para así poder mantenerlos alejados de calentones innecesarios; desde el asiento del copiloto,pueden observar a los consagrados encarar las duras rampas y sufrir para que no se escape la rueda del que les precede.
El plan son don rutas; una más larga de más de 100 kms. para los inmersos en la preparación del Ironman u otras pruebas largas, y otra más corta de alrededor de 65 kms. para el resto. Nada más llegar, una carrera de 45′, ducha, estiramientos y comida.
Una vez cumplida la sobremesa, nos dirigimos al embalse de Cazalegas, a unos doce kilómetros de nuestra ciudad.
El lugar, para nadar en aguas abiertas es inmejorable, de lo mejor que conozco, ideal para practicar, orientarse, sentir el codo a codo que indeludiblemente viviremos en competición…aunque cansadillos por el trabajo matinal, todos tienen una sonrisa para la cámara. A mi me teníais que perdonar, pero creo que el descanso me lo tengo ganado por esta vez.

Nadamos en diagonal, dirección a la orilla de la urbanización Serranillos Playa, utilizando alguna de las referencias orográficas para orientarnos. Una vez en la otra playa, breve descanso de uno a dos minutos, y largo de embalse de vuelta, mil metros, total, dos kilometritos para el bote.

Para concluir, una cocacola en terreno neutral, Cazalegas, y ya si, a la caída de la tarde y algo cansadillos, unos para Madrid y otros para Talavera. Fin de fiesta.

p

Compartir: