Cuantas veces hemos hablado de lo que ha cambiado nuestro deporte. Para algunos ha cambiado tanto que no lo conocen, otros piensan que ha cambiado demasiado y a peor, otros que ahora es mucho mejor que antes.

Si miro atrás, no conozco ya el triatlón que viví en mis inicios. Bueno, eso puede ser bueno y puede ser malo, pero quedémonos con lo que realmente es positivo; es decir, vivamos el presente y beneficiémonos con mentalidad positiva de  lo bueno de la evolución, sin perder la perspectiva,  quedándonos con lo esencial. Ser clásicos sin renunciar a la modernidad es mi máxima.Y seguir nuestro camino.

En esta serie de entradas que ahora inicio hablaré de todo eso que no debemos olvidar. Hoy me centraré en eso que ahora a muchos preocupa, el confeccionar un calendario de competiciones.

Antes, para un triatleta, (sobre todo si era de “larga”) eso era anecdótico, y se preocupaba sobre todo de lo que en realidad le debe  apasionar : entrenar. El triatleta es un deportista enamorado del entrenamiento, ó eso, ó no se era, (o es) triatleta. Para mi, eso sigue yendo a misa. 

Ahora, la oferta de competición es tanta, incluso en España, que llegada la temporada de competición se puede estar haciendo medios ironman semana si y semana también. Algunos pierden el norte y se olvidan de que lo esencial es el entrenamiento y la planificación a medio y sobre todo largo plazo.

En media y larga distancia se deben buscar preferentemente dos competiciones importantes como pico de forma, (una a ultimos de la primavera y otra a ultimos del verano, preferentemente) y aderezar esto con algunas otras competiciones que vayan modulando el estado de forma. Pero no competir porque si semana si semana también. Adónde nos llevará esto?? al hastío, al abandono prematuro, a la desestructuración de nuestro entrenamiento; tal vez no en un plazo de dos años, y seguro que si a largo plazo.

En distancia corta, esta sería mi propuesta:

En una temporada con planificación tradicional:

Mesociclo Introductorio: de 4 a seis semanas en las que trabajamos de forma genérica.
Periodo Preparatorio General, Macrociclo 1: de 8 a 12 semanas .
Periodo Preparatorio específico, Macrociclo II: 8 a 12 semanas.
Periodo Competición, Macrociclo III, de 7 a 12 semanas.

Periodo de Transición ó descanso final de duración variable.

La duración de estos ciclos dependerá de varios factores, como inicio de los entrenamientos, características de los triatletas, etc.
Normalmente en el periodo preparatorio competir una vez cada cuatro semanas, en competiciones generales, no específicas, (una carrera a pie,ó un duatlon cross, por ejemplo), es para mi lo más correcto. Competir más es desvirtuar un poco el proceso.

En el periodo específico se puede competir tanto en competiciones generales, (carreras a pie, etc.) y también alguna específica, como algún duatlon ó triatlon de primera parte de la temporada, lo ideal una vez cada tres semanas.

Por último, en el periodo competitivo las competiciones serán específicas, (triatlon), aunque también podemos incluir alguna competición general, (travesías a nado, ciclomarchas, carreras a pie), como forma de modular el estado de forma, pero sin abusar.Podemos llegar a competir una vez cada dos semanas, aunque excepcionalmente, (no como hábito), en semanas consecutivas.

La “profesionalización” , (entre comillas y con todas las reservas), de nuestro deporte, y el aumento de la oferta de competiciones es buena, pero… no olvidemos lo que nos traemos entre manos y hacia dónde queremos ir.

Compartir: