Una nueva carrera record. 15 años han tenido que pasar. Son  muchos años tal vez…mucha evolución, innovación, tecnología y sistemas de entrenamiento depurados para destronar al mítico Van Lierde de la tabla de records por tan solo unos segundos. Crowie, el prototipo triatleta del siglo XXI, tras un larguísimo camino de denodados esfuerzos consigue por una diferencia pírrica destronar al mítico belga,( aquel superclase, también ocasional compañero de entrenamiento de Frank Vanderbroucke), de la tabla de records de la carrera más emblemática del triatlon mundial. 8h.03’56”, un nuevo tope para un año sin viento en bici pero con mucho calor en la marathon; habrá jornadas más perfectas si cabe y las esperararemos.

Conseguir un gran resultado en Hawaii implica muchos años, muchos esfuerzos, una lectura cristalina de la prueba, y sobre todo experiencia. Ese es el camino que desde muchísimo tiempo atrás ha seguido Craig Alexander.

El “otro” belga de los records, Marino Vanhoenacker, no cumplió las expectativas generadas por su registro en Austria en julio,  y deberá perseverar algunos años más para brillar en el podio de Kona.

Eneko Llanos tuvo su cruz en esta oportunidad, pero aún tiene años por delante para demostrar que puede vencer en La Meca. A sus casi 35 años, puede pensar en 3 ó  4 cartuchos más en esta prueba al máximo nivel.

Y Crissie?? La indiscutible número uno mundial llegó mermada a la cita pero aún así pudo vencer, tras bajarse de la bici a 21′ de la líder momentánea, Julie Dibens; por cierto, bellísima manera de pedalear, perfecta posición la de esta británica.  21′ pueden parecer un mundo, pero no cuando la que se baja a correr es la Wellington, que parece la perfecta candidata a superar el record de victorias de Newby Fraser.

Virginia, cumplió. Tras un año difícil, un décimo puesto es un buen resultado en un universo cada vez más complicado. La Berasategui, que será nominada como “bilbaína Ilustre” seguirá de nuevo intentando un top ten en años venideros, aunque  ya también piense en otros aspectos de su vida.

Y del drafting qué?? yo, que he competido dos veces allí y que lo he vivido en mis carnes, me cuesta creer lo que algunos dicen ver, ó lo que las imágenes muestran. Yo veo lo que veo, como en la foto que os muestro, y creo firmemente que nadie lucha por clasificarse para ir a rueda. Puede que en determinadas franjas de la carrera se produzcan esos embotellamientos inevitables; y para ello, creo convencido que la única solución sería reducir la participación hasta los 1500 como tope. Como fue en el pasado.
En 1998, mi primera vez allí, terminamos menos de 1400… drafting… ¿qué drafting? y ya en 2007 algo más de 1800; Casi 500 triatletas más son demasiados.Y casi dos mil , excesivos para la Queen K.

Varias salidas? no. Desvirtuaría el espíritu originario de la prueba. Y lo que si creo es que la propia WTC tomará cartas en este asunto si es necesario, para que Hawaii siga siéndolo siempre, por encima del paso del tiempo.

Compartir: