Hoy, día cálido en el sur, y etapa dura de gran desnivel rumbo al centro de la isla.

Desde Playa del Inglés, subida al Poblado Aborigen y Degollada de las Yeguas, para descender por el precioso valle que nos lleva hasta San Lucía y parada en el Pantani Bar. Liturgia conocida en el Campus.
Justo antes de partir hacia el Alto de Fataga, coincidimos con la Reina de Kona. No es otra, para nosotros, que Natascha Badmann, recién llegada de la Suiza nevada, como ella misma me dice.

Natascha Badmann (nació el 6 de diciembre de 1966 en Basilea), para quíen no haya oído hablar de ella, – ¿realmente existe alguien así en el mundillo del triatlon?- es una triatleta profesional originaria de Suiza y de fama mundial por ser la primera mujer europea en ganar el Campeonato Mundial de Triatlón Ironman. Ganó el Campeonato Mundial de Triatlón Ironman en Kailua-Kona, Hawaii, en 1998, 2000, 2001, 2002, 2004 y 2005. Debido a sus múltiples victorias en el Ironman de Hawaii, Natascha se ha ganado el apodo de “The Swiss Miss”.

He tenido el placer de subir casi todo el puerto codo a codo con una Natasha sonriente y diría que feliz, (pese a sus lesiones producto de la brutal caída que sufrió en 2007 en Kona, de las que no está totalmente recuperada), hemos charlado de algunas cosillas que me guardo, eso si, nos ha dicho que aún sueña con volver a vencer en La Meca. Genio y figura.
Un viento brutal , sin concesiones, nos ha recibido a la vuelta, en el descenso por Temisas hasta Pozo Izquierdo. Cuatro horas sobre la bici que para mi han sido un regalo, llenas de ilusión por sentir mi salud de nuevo, y como no, percibir la magia junto a The Swiss Miss.
Compartir: