A menudo en el pasado, los entrenadores teníamos que jugar a futurólogos , y a veces sin evidencias ni constatación certera creábamos ciertas expectativas con las que nosotros también soñábamos sin tener muy claro si lo que preveíamos era del todo cierto ó era más deseo que realidad.

A mi , me gusta manejar evidencias.

Por ejemplo, de cara al Giro de Italia 2008, David Arroyo, mejor español en la ronda italiana en 2007 con un 10º puesto, alcanzaba un ratio peso /potencia en umbral , allá por finales de marzo de 5,2 watios kg. , algo alejado de lo que yo considero como valor sólido de cara a destacar en una gran ronda por etapas: en torno a 5,7- 5,8 watios/kg para el umbral de potencia; con este valor considero que se puede estar entre los cinco elegidos en la alta montaña, cuando se hace la verdadera selección.
Ya el año pasado, Arroyo llegó a la ronda italiana en mejor condición que en 2007, y su objetivo era entrar en el top-5, pero una desgraciada caída con fractura del radio, la víspera del prólogo, dio al traste con su sueño.

Según Coggan en su Training and Racing with a Power Meter, para ser un world class el valor de referencia es de 6,0 y para ser un fuera de serie 6,3 ó incluso 6,4 watios/kg, pero en mi opinión estos valores están referidos a un ciclismo distinto al de hoy, quiero creer que no tan asolado por la sombra del dopaje. Considero que, hoy, con 6,0 se puede vencer en una gran ronda por etapas.

Hay que tener en cuenta que Arroyo en esta época está en torno a 2,5 kgs. por encima de su verdadero peso forma. Teniendo en cuenta esto, y que en cuanto al peso, este año seguimos en esta misma dinámica, el aumento de su ratio peso/potencia en este 2009, fruto de sus mayores adaptaciones y mejora de algunos aspectos de su preparación, sitúan su valor actual en 5,4 watios/kg, que contando con su mayor peso y que aún mejorará en torno a 15-20 watios su umbral de aquí al Giro, nos sitúan en ese ámbito de los 5,7 a 5,9 watios kg, que este año nos fijamos como objetivo de base. Sin descartar nada.
Ahora sabemos, con evidencias no necesariamente destiladas en ningún laboratorio, sino con el manejo de un sencillo medidor de potencia PowerTap, que la preparación sigue su curso.
Compartir: