Antes de nada, me gustaría hacer alguna putualización, ya que me llegan correos privados de algunos lectores que no están muy de acuerdo con algunas de las ideas que aporto , referidas al volumen e intensidad de aquellos entrenamientos de carrera, inspirados en la escuela italiana de los Bordin, Poli, o Pizzolato

Por un lado, decir que vosotros, lectores, en gran medida, sois triatletas y no hablo de carrera en triatlon, sino de la marathon pura y dura; por otro lado, la evolución de las técnicas de entrenamiento y el empleo de diferentes estrategias que nos ayudan a optimizar muchos de nuestros recursos de forma más económica, nos abocan a abandonar sistemas de ayer, ó al menos a no utilizarlos de forma indiscriminada. Correcto. Pero de nuevo subrayo que no trato de sentar cátedra, sino de recordar, enfatizar lo vivido y experimentado y por supuesto aprender de mis errores, (también).

Como ya dije en entradas anteriores, en 1997 ya, sin saberlo, por mi inclinación al trabajo extensivo, y el disfrute del tiempo al aire libre y del gozo con la aventura y la naturaleza, entrenaba duramente para triatlon largo, aunque no me lo planteara entonces. Entre diez y quince horas semanales de bici en el verano, además de la cotidiana carrera y las tres sesiones de natación , con durísimos trabajos de técnica con los que mi amigo Quique Alvarez, (ahora compañero en tareas técnicas en el Tritalavera) me dejaba agotado, eran un menú dilatado que me llevaba entre 20 y 25 horas semanales. Grandes tiempos.

Recuperé la ilusión de mis 20 años , de mis inicios en el atletismo. Rejuvenecí interiormente. Recuperé ilusiones de adolescente. Los que me conocieron entonces lo sabrán, incluso entonces me eché una novia que no cumplía los 21… debuté en Pálmaces con un 21º puesto, – en honor a ella 🙂 –  y después de diez días en Cuevas del Valle de vacaciones y densos entrenamientos terminé  9º en el entonces prestigioso Triatlon de Coria, olímpico, (sin drafting, off course).

Tener muchos días junto a mi a González Gordillo, un veterano obsesionado con Hawaii fue la guinda para que me decidiera, entonces, cuando los triatletas de larga distancia eramos raras avis, los locos de la larga, como me dijo Barbany en Posadas 2000… nada que ver con la fiebre actual. En febrero de 1998 me apunté a Lanzarote enviando un talón del banco conformado, jeje.

Para Lanzarote nos fuimos Gordillo y yo, él con la idea de clasificarse para Kona, yo con la seguridad de que terminaría y confiado por mis largas horas de entrenamiento, levantándome a las 6.30 todos los días y acostándome a las 22.30. Así, de forma espartana, sin ver la tele y sin internet, claro está. Muchos pensaréis que vivía del aire, pero trabajaba entonces… y duro. De 9 a 13.30 dando clases de formación para desempleados en las oficinas del Ministerio de Trabajo, (INEM) en mi pueblo, y de 18 a 21.30 en el gimnasio ó en la pista de atletismo con mis atletas. A veces comía sobre la bici. De profesional, ó de vida muelle, nada. Tal vez por eso, y seguramente por ello, me esforzaba más, sabiendo lo que me costaría alcanzar mi sueño.

En Lanzarote 98 fui el único español clasificado, más por el escaso número de triatletas de larga españoles entonces,y su bajo nivel comparado con alemanes ó ingleses, que por otra razón. Entonces me di cuenta de que los triatletas de aquí entrenaban mal, muy poco , o excesivamente, que de todo había, pero sin mucho rigor, y sin saber cómo reducir su entrenamientos lás semanas previas, ó cómo aplicar las intensidades correctas.Yo entonces leía los Triathlete que me compraba en un kiosco de la calle Goya en Madrid casi todos los meses y comenzaba por supuesto a aplicar los sistemas de entrenamiento adaptados del atletismo. Fue una época muy ilusionante, de grandes descubrimientos y experimentación.

Mi entrenamiento para Hawaii lo viví con gran intensidad y disfrute. Aproveché el tiempo libre del verano, y la ilusión por estar junto a Llobet y Arenal, dos grandes pioneros de nuestro deporte,(además de la catalana Veronica Roldán), allá en La Meca, en el mismo lugar en el que Berasategui  Olabegoia y Pérez diez años antes inauguraron la participación española.

Os dejo un detalle de mis tres semanas más duras entonces con una imagen de la carátula de la libreta donde guardo esas reliquias, unas semanas que recuerdo haber comparado en el avión con Arenal, de camino a EEUU, comprobando la gran similitud de nuestro entrenamiento entonces; con la salvedad de la mayor calidad e intensidad de las sesiones de aquel pedazo de triatleta, dos veces top-30 en el Pacífico. Ahí es nada!

Semana 1, del 24 al 30 de agosto 1998

L- Natación ligero 3.000 metros.

M- Natación 2.000+ 3h. 10′ de bici 28.5 AVG  Tarde carrera 50′ entre 4’40” y 4’20”+ Rectas.

X- 125 kms. de bici en 4 horas 31.5 AVG

J- Mañana natación total 4.000, Tarde, Cross Local 5.000 metros 4º puesto.

V- Carrera continua 2 horas + 1h. 20′ de bici 30.5 AVG

S- 100 kms. de bici en 3h. 10’+ Natación por la tarde, 3.000 metros

D- 4 horas bici AVG 30.0+ 1h. 15′ carrera, (seguido transición). Un buen regalo de cumpleaños!!!

TOTALES SEMANA 12.000 agua- 476 kms. bici -65 kms. pie, 25 a 26 horas.

Semana 2, del 31 agosto al 6 de septiembre de 1998

L- Natación, total 2.200 metros

M-Mañana:  Bici, test de 30′ pulso estable 150- 160 latidos, en rodillo Cateye CS 1000 con 1% pendiente 18.610 metros AVG 37.2. Tarde: 1 hora c.c. lenta+ Rectas-.

X- M- Natación, 3000, intervalos aerobico medio de 200 – 400, (3X400/40”- 4X200/20”)
      T- 1 hora carrera en cuestas.

J- Subida Puerto del Pico en bici, 4h. 06′ 120 kms. + 30′ carrera lenta en transición. Por la tarde, 35′ carrera en hierba suave+ Rectas.

V- Natación, 3.000 metros+ Carrera 1h. 15′ incluyendo 2X15′ a 3’50”/5′ lento

S- 100 kms. bici 29.0 AVG+ 40′ carrera suave en transición. Por la tarde, Carrera Popular a ritmo controlado, 160 pulsaciones, 9.200 metros 33’45”

D- Bici 2h. 15′ 70 kms. AVG 31.0+ Carrera larga 1h. 30′ a 130 pulsaciones. Tarde. 1500 metros nado fácil.

TOTALES SEMANA  9.600 agua- 356 kms. bici – 100 kms. pie, 25  horas.

Semana 3, del 7  al 13 de septiembre de 1998

L- Natación, 3.000 metros variando.

M- Mañana, 3h. 15′ bici subida Pielago. Tarde: 1h. 05′ carrera lenta.

X- Natación, 2500 metros, intervalos+ Bici 4h. 05′ 123 kms. subida Pico, AVG 30.1

J- Natación, 3.000 incluyendo 1500 fartlek+ Carrera 1h. 05 con 2X15′ a 3’45”/5′ lento+ Masaje por la tarde.

V- Natación con intervalos largos, total 4.000 metros+ Bici 105 kms. en 3h. 40′

S- 50′ carrera lenta+ Bici 3 horas 97 kms. AVG 32.0

D- Bici 4h. 08′, 120 kms. + 1h. 30′ carrera continua en transición entre 135 y 150 pulsaciones…. Tarde. 1000 metros nado suave, soltura.

TOTAL SEMANA; NATACION 13.500 BICI 530 KMS. Y CARRERA 58 KMS. 28 HORAS.

La meta de Hawaii. Esta foto se la dediqué a mi amigo Agustín y por mi particular despiste me quedé sin copia… así, con dedicatoria incluida para él, os la muestro.

Un último apunte. Entonces no teníamos cabras, y el año anterior yo corrí en Pálmaces con la palanca del cambio de plato en el cuadro aún, no había ropa de compresión, ni cambios electrónicos, los manillares eran de hierro y montaba el veloce de 8 piñones… para recuperar mucha fruta, tal vez un sobre de Prevalon  en el desayuno.Tanto hemos evolucionado; pero la esencia es la misma que hoy debe pervivir, la búsqueda de la mejora por medio del entrenamiento ó los materiales,descansar,  el apego al descubrimiento y la aventura, romper moldes y límites… esa y no otra, debe seguir siendo la esencia del triatlon, pese a que los atavíos ó los tiempos, cambien.

Compartir: