La marathon, que no el marathon, ni el maratón; nombre de mujer, de amante, de amor platónico… de amor esquivo que nos hace sufrir, reir, gozar.

En aquellos años, y por qué no, ahora también, tenía un sueño.Mi sempiterna aspiración era hacerme viejo con las piernas en movimiento, que las piernas se detuvieran después que el corazón. Ser un corredor perpetuo.

Hubo un tiempo, entonces, en el que me creí dueño de las distancias; solo aspiraba a hacerme dueño también del cronómetro, pero llegado el momento , el infranqueable muro de las lesiones me detuvo, una y otra vez.

Hoy, muchos corredores a los que entreno y asesoro, me preguntan como correr más y mejor; los tiempos han cambiado, las costumbres también, los valores, y hacer mucho trabajo a cambio de nada no está de moda.

Considero que tuve la suerte de vivir un tiempo en el que nos entregábamos en cuerpo y alma tan solo a cambio de la satisfacción de la superación, de la realización, de la contemplación. Difícil hacer entender, hoy en día, a un atleta del montón, que deberá dejarse en el camino gran parte de su esencia como ser humano, a cambio de nada material… no vivimos tiempos poéticos, sino más bien prosáicos y muy pocos, poquísimos, están dispuestos a entrenar más de seis ó siete sesiones de carrera a la semana para mejorar, tan solo aquellos que obtienen algo material a cambio. Benditos tiempos aquellos en los que el idealismo y la aventura nos hicieron buscar nuestros límites y procuraron un enriquecimiento tanto físico como interior.

Como muestra, un botón. Os dejo mis entrenamientos de las tres semanas más duras e intensas en mi camino hacia mi record personal , obtenido en la Marathon de San Sebastián en 1993, con 2h.29’48”… mi fervor e ilusión me hicieron entonces equivocar el ritmo y pasar la media a ritmo de 2h. 23’30”, (1h. 11’45”), lo que me forzó a disminuir el ritmo en la última parte. Un reparto más juicioso del esfuerzo me hubiera posibilitado acercarme a las 2h. 25′, pero eso es algo ya que no volverá.

Trás las tres semanas que os detallo a continuación, hice tres semanas más fáciles y de progresiva descarga en volumen e intensidad hasta el día D.

Semana 1

L- M. 1 hora cc de 4’00” a 3’20” + Acondicionamiento.
T- 45′ fácil

M- M- 6X1.000 en bosque recuperando 1.000 a 4’00”, de 3’25” a 3’15”
T- 45′ rodar carretera.

X- Rodar 20 kms. + Acondicionamiento

J- 3X5.000 recuperando 1000 entre 4’00” y 4’15”, (17’30”- 17’20” y 17’10”)

V- M- 1 hora en bosque + Rectas
T- 40′ carretera a ritmo marathon.

S- 1h. 15′ rodar bosque + Rectas. + Acondicionamiento

D- 2h. 15′ en Gredos, por bosques , con los ultimos 30′ a ritmo marathon.
Total semana: 169 kms.

Semana 2

Paso esta semana en Hoyos del Espino,(Avila) durmiendo en una casa a 2.000 metros de altura y entrenando a 1200- 1600 metros

L- M- 8X1000 recuperando 1000 a 4.00 de 3.35 a 3.15, (Bosque)

T- 45′ caminos rodar

M- M- 1 hora bosque+ Acondicionamiento

T- 45′ carretera.

X-M- 1h. 15′ correr cuesta arriba.

T- 45′ monte.

J- M- 3X6.000 recuperando 1000 a 3’55”- 4’10”, sin tiempos registrados… en bosque

T- rodar 45′

V- M- 1 hora carretera+ Acondicionamiento

T- 10 kms. carretera a 3’40” + 10X100

S- 1 h. 20′ lento, cuesta arriba.

D- 2 horas C.c. comenzando lento y acabando la ultima hora progresiva con ultimo km. a 3’15” y 160 pulsaciones.

Total semana: 187 kms.

Semana 3

Dos primeros día de la semana en Hoyos del Espino y desde el miércoles en Talavera.

L- M- 50′ en bosque a 4’00”

T- 8X1.000 recuperando 1.000 entre 140 y 150 pulsaciones, (3’55”) a 3’15”- 3’20”

M- 1h. 30′ por bosque y caminos. +Acondicionamiento+ Rectas

X- 1 hora de 3’55” a 3’35”+ Rectas-.

J- 1h. 30′ c.c. lenta de 4’15” a 3’55”+ Acondicionamiento+ Rectas.

V- 3X6.000 recuperando 1.000 en 3’55” 20’40”- 20’30”- 20’20”

S- 1 hora carrera continua lenta+ Acondicionamiento+ Rectas+ Masaje

D- 30 kms. en 1h. 50′, acabando el ultimo mil en 3’20”

Total semana 160 kms. realizados

Y como siempre, muchas gracias a Agustín por las fotos que con tanto cariño ha guardado y recopilado durante todo este tiempo. Gracias por ser parte de mi memoria.

Compartir: