Dudaba si escribir esto, pues es comprometido. Siempre que hablas de algo ó alguien, puedes dejarte cosas en el tintero, ó no recordar a gente importante, a todos los que están detrás y te ayudan. Pero, si perdonáis mis lagunas mentales, haré un ejercicio de gratitud y os diré de quién , especialmente, me acordaré en el lejano archipiélago.
José Antonio González Gordillo: Un tipo peculiar, que fue el que me metió en esto. Un apasionado. Un guerrillero un poco loco, pero muy noble. Lo conocí hace veinte años, corriendo maratones, cuando vivía en Talavera, el fue el que me insistía siempre que me veía, “tienes que hacer triatlon”, él fue el que me comenzó a inyectar el veneno de Hawaii,y tal vez gracias a él ahora escribo esto. El soñaba con ir a Hawaii, y yo, su adlláter, lo hice antes que él, en el 98, el cumplió su sueño en el 99 clasificándose también. Ahora le perdí un poco la pista, aunque de cuando en cuando nos cruzamos algún correo, pero se que vive en Valladolid. Si me lees, Jose, sabes que siempre me acuerdo de aquellos mis primeros entrenamientos… En la foto es el primero por la izquierda, de pie, y junto a él estamos Guzmán, Ricardo y sentados a la izquierda el que suscribe, EduArenal y Susi Marcos. La foto es del 99.

Mi madre: es difícil que una madre apoye a un hijo loco que se dedica a entrenar como un salvaje y a recorrer el mundo. A las madres les gusta que sus hijos estén cerca de ella, y más si

están en edad de jubilación. Bueno, a la mía le gusta tenerme cerca, pero a su manera me apoya un montón y creo que sin sus comidas, sus cuidados y su apoyo sería difícil que pudiera dedicarme a esto como me dedico. Me considero un privilegiado por vivir cerca de ella. Además, entiende de triatlon y me pregunta a veces si Zack ó Hellriegell ya no corren, no en vano estuvo en Kona- 98 y lo vivió intensamente. Gracías, mamá.

Mis pupilos: aquí englobo a un montón de atletas y triatletas, de aquellos que siguen mis dictados,mis orientaciones y me tienen también que soportar. Se que estarán pendientes, llevándome un poco, mandándo energías para que cruce la finishline. Si lo hago, mi victoria será también un poco suya. Mis pupilos más jóvenes, ( algunos en la foto), me han preparado una bandera de España , toda escrita con mis frases que ellos llaman “míticas” y que van apuntando durante todo un año en una libreta , (que mamones!!), para que cruce la meta abrazado a ella. Se que a ellos les hará tanta ilusión mi Kona 07 como a mi verlos competir, y esa corriente de complicidad me dará energía para seguir y seguir hasta la meta.
Alguien especial: Para mi alguien especial es mi amiga Sara. Se que a ella le hubiera gustado más que a mi ir a Kona, pero sus obligaciones laborales se lo impiden. Los niños del cole no la dejan irse; Se que nos echaremos de menos en la distancia, pero ella comprende que no puedo hacer otra cosa: marcharme y competir. Tal vez ella vaya alguna vez, pero no a verlo, sino a correr. Por qué no. Eso al menos le auguro; pero entonces, yo si que iré con ella, eso seguro.
Los Pozo Brothers: Estos si que son unos tios especiales. Estos si que viven mi Hawaii como suyo y estarán ese día, casi todos, pegados a un ordenador. Esperarán a que vuelva y a que nos volvamos a juntar en enero en el Campo de Pozo Izquierdo, entonces los breefings , las sobremesas, las tertulias, serán mucho más divertidas, Carmelo y yo tendremos cientos de anécdotas para contar y las risas estarán garantizadas. Entrenaremos unos cuantos días como salvajes para sellar nuestro compromiso con la vida y con este deporte y luego volveremos a nuestras casas a a seguir alimentando sueños. Va por vosotros este Hawaii también, hermanos.
En cualquier momento, en cualquier lugar , también habrá un rincón de mis pensamientos para todos vosotros, los que me leeis , me seguís, algunos desde el anonimato, pero soñando, por qué no, también con vivir lo mismo que yo ahora, camino de Kona.
Compartir: