Casi un mes de inactividad física. Es duro estar la mayor parte del día tumbado para una persona activa. Espero pronto estar mejor y comenzar a ejercitarme;ahora, me contento con algunos paseos y ejercicios isométricos. Muy poco movimiento.

Las horas pasan despacio; y esas horas de laxitud vienen bien a veces para valorar en toda su medida esos momentos inigualables en los que el cuerpo es una máquina perfecta y esas vibraciones mágicas perduran en la mente para siempre.

A todos nos gusta sentirnos funcionando al 100% física y mentalmente; os dejo unas imágenes de octubre del 2007, grabadas por Carmelo Ruiz en la H19, Kona, un día de entreno junto a Javier García, Ironjavi. Un perfecto referente para trabajar, superarse y recuperar las sensaciones vividas y sentidas.

Compartir: