Estos últimos días, he recibido algunos correos privados pidiendo que describa algunas de esas sesiones de calidad en el bosque que suelo utilizar.

Las recetas “porque si” tampoco son mi devoción, pero haré una pequeña incursión en este campo, que sirva, más que como unas sesiones a copiar ó imitar,como propuesta para diseñar nuestras propia sesiones.

Me gusta diseñar el entrenamiento en función del terreno del que dispongo, de su orografía y de sus posibilidades. No sería lo mismo seguramente una sesión en un bosque en la ladera de una montaña que una sesión por un camino abolutamente llano. Las connotaciones son distintas.

El entrenamiento en la naturaleza permite, como parte importante de las características más sustanciosas de los sistemas a emplear,la adaptación del pie, la zancada, el ritmo, a todas las formas del suelo. Los gestos, la frecuencia, la amplitud del apoyo, se educan muy naturalmente según el estado del terreno y los desniveles.

En terreno seco: el ataque del pie es fácil, el impulso es certero. En subida: la zancada es más corta y el braceo más enérgico, la contracción muscular algo más prolongada con matiz más concéntrico , (fantástica forma de trabajar la fuerza resistencia)..también en bajada, de forma más excéntrica con la zancada amplia; en la curvas, el ritmo de las zancadas se reduce al aproximarse, trabajamos el equilibrio con un apoyo más plano y volvemos a ser más elásticos con la aceleración al salir de la curva. Prefiero curvas cerradas y de esta manera circuitos más lentos, pero que no nos importan entrenando, esto educa para la competición.

Dos ejemplos de sesiones, despues del calentamiento:

2 ó 3 grupos de 3- 4 cuestas al 4- 6% de unos 300 metros, subimos a “ritmo”, (algo por debajo del umbral) y bajamos en carrera lenta ó media, al acabar cada grupo recuperamos en la base de la cuesta de 1′ a 2’+ 3′ a 5′ recuperación trotando+ 2 a 4X1.000 en circuito de bosque con abundantes subidas y bajadas y cambios de dirección, realizando un fartlek que puede estar preestablecido ó libre según las sensaciones del deportista; recuperando entre cada 1.000 en torno a 1’30” de forma activa, caminando- trotando.

3 a 5X2.000/1′ a 2′, pero no trabajando a ritmos uniformes, sino en forma de fartlek: por ejemplo: 1′ a ritmo medio- 1′ a “Ritmo”- 1′ trote- 1′ umbral… ó 1′ Ritmo- 1′ Umbral- 1′ trote- 1′ a intensidad V02Max, ó muchas otras posibilidades dependiendo de las características de los deportistas. Los cambios que propongo son en ciclos de 4′ que se van repitiendo hasta completar la distancia de la fracción, (en este caso 2000 metros). Este trabajo me gusta hacerlo en el Bosque Alto de Garabitas de Madrid con mis triatletas del Club Aguaverde.
Un saludo a todos los pacientes lectores.

Compartir: