Mi tercer día en la isla, plenamente ubicado y deseando que llegue el sábado para comenzar a liberar la energía acumulada durante las semanas de supercompensación.

Hoy, primer encuentro “oficial” con mis discípulos en la arena de la Playa Grande, rayando el sol, unas palabras de bienvenida y algunas consignas antes de tirarnos al agua. Tocando un poco el ritmo de prueba en la natación; luego por la tarde, tendríamos la tradicional charla que Carmelo y yo damos a los chicos con todas las recomendaciones  y  “secretos” de una competición especial, gracias a los años de experiencia , sobre todo la de Carmelo, el español con más camisetas de finisher en el IM de Lanzarote; este año alcanzará su 15ª meta en Puerto del Carmen. Ahí es nada. Toda una vida.

Todo el mundo me dice que estoy más fino que nunca, y bueno, que puedo decir, tal vez es verdad. Lo cierto es que amo Lanzarote, me gusta esta prueba y he intentado llegar en el mejor peso posible, en la mejor condición, solo el que ha competido aquí sabe de la dureza de una prueba que te quita hasta el último átomo de energía. Es necesario ser serio y ajustar el estado de forma con nuestros deseos.
Despúes de nadar, desayuno y visita obligada a La Santa, recoger el dordsal y visitar la Expo

Y luego, una salida en bici , aquí os dejo una foto de Carmelo, Iván , y el que suscribe justo antes de agruparnos con el resto del pelotón. Mucho viento , de ese que no estamos acostumbrados en la Península, pero no viene mal para familiarizarnos con lo que nos espera el sábado.

Mañana, la víspera, así que toca descansar todo lo posible y ultimar detalles.
Compartir: