Diciembre, en mi planificación , es tiempo de las primeras evaluaciones del estado de forma. Después de un tiempo entrenando tranquilos,por sensaciones, trabajando la fuerza de forma genérica, la capacidad, la técnica… hay que ir orientando poco a poco la intensidad.

Se trata de ir evaluando el estado de forma en el agua, corriendo y sobre la bici. Utilizo distintos tests, dependiendo de la modalidad.

Os traigo hoy unas imágenes del primer test de David Arroyo, ayer mismo. Hicimos un test de watios/lactato para determinar su umbral, y pese a que este año está montando menos en bici que el año pasado por esta época, (ya vendrán otros tiempos..), he podido corroborar la bondad del entrenamiento cruzado incluso en este tipo de deportistas de élite.

David tiene ahora el mismo umbral en watios que a finales de febrero del 2007, cuando entonces incluso ya había corrido Vuelta a Andalucia. Su evolución es muy positiva.

En su preparación, ya en otros años, habíamos introducido natación y carrera, pero este año de forma mucho más notable. A él le gusta. E incluso el pasado día 6 corrió una popular de 8 kms. incrustándose en el grupo de cabeza hasta el ecuador, y rodando a la nada despreciable velocidad promedio de 3’25” por km…
Si yo particularmente ya era un convencido del entrenamiento cruzado sobre todo en periodos preparatorios, mis experiencias en este campo cada vez me convencen más.
De qué será capaz Arroyo este año??? Os atrevéis a apostar???
Compartir: