Tras la experiencia única de competir , nuevamente, en una prueba de atmósfera especial, a miles de kms. de casa, el viaje nos ofrecía la posibilidad de descubrir rincones que ni hubiéramos imaginado.

Un coche de alquiler sin límite de kilometraje es la condicion (cuidado, si no consigues un coche en estas condiciones, puedes quedarte sin blanca…) En nuestro caso, casi 6000 kms. llegamos a hacer a nuestro vehículo en 18 días!

Algunos lugares y momentos para no olvidar:

Cafeterías y tiendas de productos orgánicos

cafeteria

 

 

 

 

Nuestra tienda favorita estaba en Yandina , un pequeño pueblecito en Sunshine Coast famoso por su factoria de Gengibre. Productos orgánicos, ropa, regalos, un café delicioso y música para relajarte un buen tiempo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vida salvaje por doquier

 

reptiles

 

 

 

Sobre todo por carreteras secundarias, es importante conducir con precaución y mil ojos, los animales más insospechados pueden cruzarse en tu camino. Todo tipo de reptiles, aves e incluso canguros.

 

 

 

 

La Península de Inskip Point

inskip-point

Inskip Point es una península al norte de la localidad de Rainbow Beach en el sureste de Queensland, Australia. Un lugar mágico donde la luz y el viento del océano se confabulan para hacerte perder la noción del tiempo.

Un dedo estrecho de tierra 12 minutos al norte de Rainbow Beach. Cuenta con sitios para acampar,  en una playa natural abrigada por bosques y matorrales.  La vegetación ofrece una gran cantidad de protección contra los elementos.

 

 

Noosa

Noosa y sus enclaves más visitados, (Noosa Heads y Noosaville), no es solo uno de los templos del triatlon, el área de entrenamiento y residencia de muchos renombrados y legendarios triatletas, sino también un lugar verdaderamente paradisíaco, de vida moderna y salvaje magníficamente aunada y un patrimonio natural incalculable.

noosa

En el Parque Nacional de Noosa, con unas cinco rutas perfectamente señalizadas y sobre todo la que nos lleva a lo largo de toda la costa, hemos podido ver delfines, koalas y todo tipo de aves en libertad… también tortugas marinas e incluso ballenas, muy cerca de tierra firme. Un auténtico regalo para los sentidos.

 

Mon Repos, una playa alejada y hermosa.

Muy cerca de Bundaberg, localidad famosa por su destilería de ron y sus infinitas plantaciones de caña de azúcar, se encuentra este reducto silencioso y de inimaginable vida natural.

 

Mon Repos ,  “mi descanso”, es el lugar al que, entre noviembre y enero, las tortugas marinas acuden indefectiblemente para su puesta de huevos. Una peregrinación anual al lugar de nacimiento, un espectáculo que no pudimos contemplar por la temprana fecha, primeros de septiembre. Pero si pudimos deleitarnos con un interminable paseo por una arena de color y brillo especial, esmaltada de caparazones de todo tipo de pequeños moluscos de miles de tonalidades.

 

Volveremos a Australia?? Por qué no. Un larguísimo periplo jalonado por la aventura, el descubrimiento cotidiano, un verdadero aprendizaje  que nos acompañará por el camino de la vida.

 

mon-repos